Facultades

H C S G

“Conexión originaria”: música y viajes con identidad

Emiliano Ríos es músico y licenciado en Ciencias Sociales graduado en la UADER, donde también es docente, investigador y coordinador de la carrera en la FHAyCS. Entrevistado por el Programa Interculturalidad y Pueblos Originarios, cuenta sobre su propuesta musical y audiovisual que aborda el rap y las miradas de las juventudes indígenas del presente.

“Conexión originaria”: música y viajes con identidad “Conexión originaria”: música y viajes con identidad “Conexión originaria”: música y viajes con identidad “Conexión originaria”: música y viajes con identidad “Conexión originaria”: música y viajes con identidad
siguiente

Por: Romina Arapeiz (Integrante del Programa Interculturalidad y Pueblos Originarios de la UADER y de la Comunidad Onkaiujmar del Pueblo Nación Charrúa).

«Conexión Originaria» es una propuesta musical-audiovisual con identidad propia, que pensó y desarrolló Emiliano Ríos, músico y licenciado en Ciencias Sociales, graduado en la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), donde actualmente se desempeña como docente, investigador y coordinador de la carrera, en la sede Paraná de la Facultad de Humanidades, Artes y Ciencias Sociales.

El propósito de esta iniciativa es compartir música de diferentes pueblos originarios pero con una mirada de las juventudes indígenas de hoy. El rap es la forma en se expresan quienes participan de «Conexión Originaria», desde su fortaleza cultural transformada en versos de identidad.

Desde el Programa Interculturalidad y Pueblos Originarios de la UADER (Secretaría de Integración y Cooperación con la Comunidad y el Territorio), compartimos el interés en una propuesta que nos muestra las juventudes originarias de Abya yala como la continuidad de las naciones indígenas en constante ser y estar. Con el sostenimiento de sus expresiones culturales pero también con la apropiación de otras, que les permiten transformarse en su misma lucha identitaria. Es una invitación a viajar, recorrer paisajes geográficos y musicales, cargados de fuerza y de resistencia ancestral.

 –¿Por qué decidís trabajar con pueblos originarios?

-El camino que me lleva a estar en la actualidad trabajando con muchos jóvenes de pueblos originarios tiene sus comienzos en una búsqueda que fui haciendo para mi tesis de Ciencias Sociales, allá por 2012, y el interés personal por lo musical, y posteriormente para el trabajo en mi tesis doctoral. Empecé buscando en la web al ver que no había material disponible sobre la temática y en 2018 viaje a México y Panamá, después por el Noreste argentino, Paraguay y sur de Brasil, y en 2019 por Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, fui a contactar y conocer distintos raperos de pueblos originarios.

Siempre me interesó trabajar desde las Ciencias Sociales temáticas en torno a las que sentía algún tipo de afinidad, de empatía y en ese acercamiento a pueblos originarios encontré muchos puntos de afinidad y valores que me parecen imprescindibles considerar sobre todo en la crisis que estamos del capitalismo y en la sociedad occidental. Algunos valores que me interesaron son los modos de organización social, el cuidado de la naturaleza, y el prestigio que se les da a los adultos mayores a diferencia de la sociedad occidental donde prácticamente se los desechan.

¿Cómo lograste contactar a los raperos que participan?

-Los fui conociendo por internet, después buscando por redes sociales y fuimos poniéndonos en contacto. Yo al principio pensaba trabajar desde la virtualidad, pero después hice mi primera experiencia de viaje por Centroamérica, y esa experiencia me cambió muchísimo. Aquella primera vez me fui con varios contactos, me fui encontrando con ellos, compartiendo experiencias, conociéndolos, charlando, haciendo música en conjunto. Con algunos compartiendo en su casa, con su familia como fue con Pat Boy, rapero referente de rap Maya, estuve varios días en su casa, en un pueblito, en una comunidad. Y lo acompañé a algunas de sus presentaciones que tuvo en comunidades Maya de la zona.

Después con los raperos Kuna también estuvimos compartiendo bastante, juntándonos en varias oportunidades, yendo a Guna Yala que es la comarca autónoma de ellos.

Siempre fui rastreando contactos por internet y comunicándome, en el viaje surgían otros en conexión con los raperos y raperas que ya conocía. Y en ese contexto surgió «Conexión Originaria» …

¿La creación del rap en los pueblos originarios es colectiva? ¿O depende de algunas decisiones colectivas?

-El rap tiene mucho de individual como género, de relatar en primera persona, eso está también presente en el rap originario pero no es lo que lo caracteriza. Cada uno escribe desde sus vivencias y su pensar, pero está ligado a cuestiones comunitarias, igual hay casos y casos.

Yo creo que hay una conexión más allá de lo individual con lo colectivo, con lo comunitario, en algunos casos tienen mucha relación con las comunidades ancestrales, con los mayores de la comunidad, son muy receptivos a lo que el resto de la comunidad piense.

Cuando fui con la propuesta les decía que en función de sus posibilidades cuando mayormente puedan incorporar su lengua originaria, que era mejor para el proyecto, pero en algunos casos están recuperando su lengua, están en un proceso de ir incorporando más palabras, expresiones, y mezclan ambos idiomas.

En el caso del pueblo Nación Bari de Colombia, que salen en el tercer capítulo que vamos a estrenar, las raperas de Motilonas rap no utilizaban casi palabras en lengua, salvo una o dos palabras más conocidas. No querían utilizarla mucho porque respetaban una decisión del propio pueblo Bari. La comunidad, como modo de resguardo, había decidido utilizar su lengua hacia adentro y no transmitirla hacia afuera, por eso su participación es casi íntegramente en español.

¿Cómo recibe el resto de la comunidad el rap como modo de expresión?

En los primeros momentos tal vez les ha resultado dificultoso ser aceptados haciendo ese tipo de música en sus comunidades más tradicionales. Eso hace 10 o 15 años, pero progresivamente fue cambiando y hoy son aceptados.

Ellos proponen también como una fusión, utilizan instrumentos mapuches y en cada caso de su pueblo originario. Nosotros también con «Conexión Originaria» tratamos de articular en la sonoridad elementos de la música tradicional de distintos pueblos originarios que forman parte del proyecto.

-¿Los raperos y raperas que conociste en tu viaje eran todos indígenas de ciudades?

-Nos han dejado esa idea romántica del originario viviendo como hace 500 años, pero lo cierto es que la mayoría habitan en las ciudades, creo que las estadísticas son del 70% u 80 % según el lugar, son indígenas que están en contextos urbanos. Y el rap ha empezado en las ciudades pero también ha llegado a poblaciones mucho más chicas, rurales o semirurales.

-¿Por qué hacen rap los originarios en tu experiencia?

-Muchos de los raperos que conocí están participando de organizaciones indígenas, no es que solamente hacen rap, y hacen del rap una forma de activismo. Algunos en los procesos de recuperación de tierras, pero en otros casos la resistencia va por la recuperación lingüística, o el fortalecimiento cultural.

¿El rap originario es solo para indígenas?

-El rap indígena no ha tenido esa visibilidad que tiene el rap en estos últimos años, el rap indígena es más underground, pero la búsqueda es llegar a un público más amplio, muchos de ellos rapean en su lengua y tratan de decir lo mismo en español para que la gente comprenda las problemática de las comunidades o las vivencias de los raperos marcadas por su propia identidad.

En general no es sólo para indígenas, aunque muchas veces la gente que se interesa por esta música o es indígena o tiene una cierta afinidad, más allá de los casos que han trascendido y se han vuelto muy populares.

-¿Qué cambió desde que iniciaste el proyecto?

-Al final términó siendo mucho más que una tesis, creo que esto sirve mucho más para todos y todas, trabajar desde este lugar favorece mucho más la divulgación que es la intención también. Con lo publicado del rapdocumental, el tráiler y los dos primeros capítulos ya hemos llegado a mucho más de lo que puede llegar una tesis doctoral en el ámbito  académico.

También venía pensando desde los primeros viajes compartir desde la música, hacer algo en conjunto, fui con esa idea a México y Panamá, y después de esa primera experiencia empecé a hacer rap yo también.

-¿Qué se viene para seguir este viaje de conexión originaria?

– El proyecto se pensó publicar de tres maneras: el rapdocumental completo, la publicación de capítulos, que es lo que estamos haciendo, y subir las participaciones individuales que son un formato aún más breve que es lo que vamos a realizar después.

El tercer capítulo sale a mediados de julio, con cinco participaciones y a diferencia de los anteriores es un capítulo multilingüe porque va tener Embera, Nasa, Kichwa y las raperas Bari. Y menos la última que te nombre las otras participaciones son íntegramente en lengua originaria.

Es rapdocumental como lo denominan sus creadores, un proyecto colectivo y autogestivo de Emiliano Ríos junto a Nicolás Hernández, un antropólogo mexicano, una propuesta para divulgar la música pero también la lucha de los pueblos originarios. Y el compromiso con los valores indígenas, la relación con el territorio y un grito rimado contra el sometimiento histórico.

VER/ESCUCHAR EN YOUTUBE

@conexionoriginaria

“Conexión originaria”: música y viajes con identidad
“Conexión originaria”: música y viajes con identidad
“Conexión originaria”: música y viajes con identidad